lunes, 23 de noviembre de 2015

"Chicago Boys" de Carola Fuentes Rafael Valdeavellano

Hay pocas veces en que uno puede denominar una película como imprescindible. Para llegar a eso el filme en cuestión debe tener no sólo una alta calidad técnica y un uso apropiado del lenguaje audiovisual, sino aportar con sus contenidos, de manera significativa, a la mirada que tenemos sobre el mundo que nos rodea. Darnos pistas y dejarnos con muchas preguntas. El documental Chicago Boys cumple con todo eso y más.

“Ellos construyeron el país en que vives” es la frase que ha acompañado la difusión de la película. Y en un momento en que el modelo neoliberal hace crisis por doquier, ayuda mucho poder conocer –o recordar- de dónde viene este sistema,  cómo llegamos hasta acá. Cuáles eran y son los valores de aquellos encargados de transformar Chile en el laboratorio del sistema neoliberal, que para algunos se instala como el gran mérito de la dictadura, pero que la gran mayoría de los chilenos endeudados y precarizados laboralmente, seguimos sufriendo hasta hoy.

Aunque hay quienes han tildado el documental de televisivo -probablemente por la experiencia  laboral de sus creadores y por el apoyo de los fondos del Consejo Nacional de Televisión para su desarrollo-, me parece que los realizadores tienen consciencia de las posibilidades que separan el cine del reportaje televisivo y utilizan esas posibilidades como herramientas para ir armando un discurso más complejo de lo que el formato televisivo permite.

Esto es evidente especialmente en el montaje de la película. Hay una construcción dramática muy eficiente que parte de las anécdotas y simpatías que pueden generar las experiencias de un grupo de jóvenes chilenos estudiando en la prestigiosa Universidad de Chicago en la década de los ’50. Hay sonrisas en los recuerdos y delicioso material audiovisual para acompañar el relato, el que de a poco –y casi imperceptiblemente- se va volviendo cada vez más denso hasta llegar a explicitar la manera en que se pusieron en obra esos conocimientos adquiridos en Estados Unidos, en el Chile bajo dictadura. La visión de estos economistas de las violaciones a los derechos humanos que permitieron estos radicales cambios y su mirada sobre la desigualdad que impera en el Chile actual.

Chicago Boys es valioso como un ejercicio de reconstrucción histórica –el material de archivo que presenta es notable-, pero especialmente como ejercicio testimonial. Son los mismos protagonistas de la historia económica del Chile de los últimos cuarenta años quienes dan cuenta de su visión del pasado y del presente del país, con una conciencia y una desenvoltura realmente impresionante. Ahí los méritos son especialmente de Carola Fuentes como entrevistadora, que mediantes conversaciones largas (de más de dos horas cada vez) logró que este grupo de economistas –varios de ellos ministros de Pinochet- dijeran cosas que no dejan de impresionar.

Es en el montaje también en donde se va construyendo el discurso propio de los realizadores, contraponiendo los testimonios de los personajes con material de archivo y actuales, sin sobre enfatizar. Sin una voz en off que vaya guiando el relato, sino exponiendo las imágenes de manera que sea el propio espectador el que evalúe lo visto desde su propia experiencia. Un Chile que construyo sus méritos económicos sobre la sangre de compatriotas, en donde el PIB es propiedad del 2% de la población y en donde los derechos –como las salud y la educación- se tranzan en el mercado, no se creó sólo. En Chicago Boys hay una valiosa mirada a cómo fue posible el Chile que hoy vivimos y sufrimos.

"No soy Lorena" de Isidora Marras

El primer protagónico en cine de la actriz Loreto Aravena (“Los 80”) llega con una historia de
identidades difusas. Una mujer –Olivia- que constantemente recibe llamadas de cobranza a su teléfono, pero a nombre de otra mujer –Lorena-, que ella no conoce. Olivia es una actriz que está no logrando conformar a su director –quien además su ex – con su interpretación, a pocos días del estreno. Esa mujer tiene, además, una mamá con alzheimer que va y vuelve de sí misma (Paulina García en otro excelente trabajo), y un vecino travesti que se transforma en su único confidente. Así, el mundo que rodea a Olivia, o Lorena, está cruzado por identidades en constante cambio.

Esta es el primer largometraje de Isidora Marras, egresada y ahora docente de la Carrera de Dirección Audiovisual de la Universidad Católica de Chile. Luego de dirigir varios cortometrajes y pasar por el taller documental en La Fémis – la prestigiosa Escuela de imagen y de sonido de París-, pasó con esta película en sus etapas iniciales por la sección Carta Blanca del Festival de Locarno y Work in progress de SANFIC, y ganó el premio Nuestra América primera copia, en el Festival Internacional de Cine de La Habana.

El tema de las cobranzas telefónicas es una experiencia que la misma directora vivió en sus años de universidad, cuando la acosaban telefónicamente cobrándole deudas a nombre de otra persona. Para poder liberarse de esa situación Isidora Marras tuvo que interactuar con el servicio al cliente de multitiendas y empresas de cobranzas, y se dio cuenta de la lógica kafkiana e impersonal que las gobierna. Tomar como punto de partida esa experiencia permitiría adentrarse en un discurso visual que, sin necesariamente caer en la denuncia, puede abrir puertas a reflexionar en los excesos del libremercado y sus consecuencias, puestas en el contexto, además, de las manifestaciones estudiantiles. Pero la película no se va por ahí.

No soy Lorena se mantiene todo el tiempo junto a su protagonista en sus avances y retrocesos. Esta mujer joven que trabaja para su ex y que lidia –o no- con la enfermedad de su madre. Para quien el tema de las cobranzas es una molestia que intenta resolver, pero sin ir a fondo con ella. Y quizás ese es el problema de Olivia y también de la película. No se decide a ir a fondo con nada. Encontramos a la protagonista en un estado de ambigüedad que no cambia a lo largo del metraje, sino que se hace cada vez más confuso llegando –ella y la película- a niveles que incluso la vuelven inverosímil.

Aunque se nota el excelente oficio de Isidora Marras para lo audiovisual, y especialmente para crear escenas de tensión atmosférica, la película no logra funcionar del todo porque se queda en un espacio de indecisión que si bien puede ser inicialmente atractivo no logra resolverse hacia un desarrollo y un final que resulten coherentes. No soy Lorena deja la sensación de ser un buen ejercicio visual y actoral, pero también nos abandona con la frustración de que –con todos los elementos presentes- podría haber sido una excelente película, si hubiese resuelto sus problemas de identidad.

La película está actualmente en cartelera en distintas salas de Chile.

sábado, 24 de octubre de 2015

"Serena" de Susanne Bier

La danesa Susanne Bier es una de las directoras más reconocidas y consistentes del panorama actual. Con películas que no temen adentrarse en la complejidad y oscuridad del alma humana, su cine se mueve en el plano del drama sin concesiones. A partir de su nominación al Oscar en el 2007 con "Después de la Boda", Hollywood comenzó a prestarle atención. Tanto como para adaptar su excelente película "Hermanos" del 2004 a una versión estadounidense, como para en los últimos años producir varios de sus filmes. El más reciente, "Serena"(2014) contó con las super estrellas  Bradley Cooper y Jennifer Lawrence, justo después del tremendo éxito de ambos en "El lado bueno de las cosas". 
Basada en una exitosa novela de Ron Rash, en "Serena", Cooper y Lawrence son un matrimonio dueños de una maderera que se abre paso en el estado de Carolina en la época posterior a la gran depresión. Ambos son ambiciosos, enfocados y eficientes, y él admira y alienta en ella capacidades que en las mujeres de la época eran más bien reprimidas. El trabajo es exigente y peligroso, además de verse enfrentado con autoridades locales que quieren proteger los bosques de la tala. La potencia de los personajes comienza a entrar en crisis ante los conflictos externos y luego, ante las perdidas personales. 
"Serena" me dejó con sentimientos encontrados, porque aunque esta impecablemente filmada y bien actuada, el desarrollo de los personajes se vuelve demasiado brutal, demasiado rápido. Hacia la segunda parte de la película los demonios internos de la protagonista se desbandan y aunque se entienden los detonantes, cuesta continuar en conexión con la historia. Y claro, también nos frustramos de que un personaje femenino como hemos visto pocos, tenga un final tan descorazonador. Me recordó el destino de las femme fatales del cine negro, castigadas siempre al final de las películas, más que por su maldad, por querer salir del molde designado para las mujeres de su época. 

Puedes ver "Serena" en Netflix o en este link:

"Belle" de Amma Asante

Situada en la Inglaterra de finales del siglo XVIII, "Belle" es una película basada en una particular historia real, la de Dido Belle Murray. Una mujer mulata, hija de los amores entre un capitán de la marina inglesa y una esclava. Al morir la madre, el inglés reconoce a la hija y la deja al cuidado de su tío, quien es nada menos que la cabeza de la justicia británica.  Dido se cría junto a su prima Elizabeth, quien también está al cuidado de su tío, y es a través de estos dos personajes que podemos ver las limitaciones a las que estaban sometidas las mujeres nobles de la época. Ambas vienen de una familia reconocida, pero por un lado Elizabeth es hermosa y sin herencia, y Dido heredó las riquezas de su padre, pero su color le impide presentarse en sociedad según las convenciones de su época. Ambas necesitan un marido, ambas por seguridad. La independencia no es una posibilidad para estas mujeres, aunque se posea belleza, títulos o dinero.
Y aunque la película tiene, para mi gusto, algunas debilidades de guión y un exceso de romanticismo, posee una cuidada dirección de arte, un delicado tratamiento visual y muy buenas actuaciones. Con los tremendo Emily Watson y Tom Wilkinson como los tíos, el resto del elenco se pone a la altura. Se trata, finalmente, de una producción de nivel, elegante y bien intencionada, que puede dar para pensar cuanto hemos avanzado, o no, desde esos tiempos.

Puede encontrar varias opciones para ver "Belle" en este link:
Ver "Belle" (2013)


martes, 20 de octubre de 2015

"El Salvavidas" de Maite Alberdi

Los chilenos de vacaciones no queremos que nadie nos mande. Guatita al sol, decidimos que durante el año nos dan demasiadas órdenes, así que en los pocos días que tenemos de playa queremos hacer las cosas a nuestra manera. Esa rebeldía veraniega se topa con la labor de aquellos cuya responsabilidad es hacer respetar ciertas normas de convivencia y seguridad en las playas: los salvavidas.

Esta es una de las muchas aristas que la realizadora Maite Alberdi muestra en su primer largometraje documental. Luego de una investigación de tres años y de entrevistar a más de cien salvavidas la realizadora decidió centrarse en Mauricio, un salvavidas con un llamativo estilo rastafari que al mismo tiempo es un campeón del orden y que trabaja en una de las playas más populares y peligrosas de la zona central: El Tabo.

La minuciosa investigación y la metódica observación por más de un mes en el lugar de la acción, brindó las herramientas para la elaboración de un documental que, en muchos sentidos, tiene la construcción narrativa de una ficción con protagonistas, antagonista y conflictos. Alberdi ha dicho que prefiere filmar la realidad en vez de reconstruirla porque lo que sucede en la vida misma nunca deja de sorprenderla. En este sentido la película también es una grata sorpresa para el espectador que rápidamente se ve seducido por la acción, los personajes y este constante espejeo que hace el documental sobre la idiosincrasia chilena.

El Salvavidas se estrenó en Chile en el Festival de Valdivia del 2011, donde consiguió el premio del público lo que corrobora que la intención de la realizadora de hacer una película para la audiencia se concretó eficientemente. El Salvavidas es un documental fácil de ver, entretenido y con mucho humor que al mismo tiempo que logra interesarnos por estos personajes y sus particularidades, está dando cuenta de cómo nos relacionamos los chilenos cuando las exigencias laborales desaparecen y nuestro objetivo principal es disfrutar.

Se aplaude el ejercicio de Alberdi y equipo –en el que se incluyen otros destacados realizadores como Sebastian Brahm en guión y Alejandro Fernández Almendras en montaje-, y su aporte a permitirnos vernos en pantalla, de alimentar visualmente los imaginarios que tenemos respecto a nosotros mismos con obras locales, en vez de fantasear con lo ajeno y vivir en la comparación. El salvavidas es una buena opción para ir a la playa desde la butaca del cine, observarnos con cariño y sonreír ante nuestra picardía, desorden y encanto.

"El Salvavidas" se puede ver legalmente on line en la plataforma de Doc Alliance Films (DAF), con un costo de 1,99 euros

Ver "El salvavidas"

"Advanced Style" de Lina Plioplyte

Este es un documental colorido y esperanzador. A partir de la experiencia del reportero de moda Ari
Seth Cohen, que ha recorrido la ciudad de Nueva York documentando a aquellas mujeres mayores que siguen disfrutando de la moda y desafiando los estándares, la película se centra en un grupo de estás mujeres para conocer sus historias y su filosofía sobre la edad, la creatividad y la belleza.
Y aunque "Advanced Style" toma su punto de partida en algo que puede ser tan futil como la moda, de lo que la película habla realmente es de como el paso de los años puede liberarnos de prejuicios y límites. Porque aunque efectivamente el cuerpo reciente la edad, el ejemplo de este grupo de mujeres demuestra que mientras la mente se mantenga activa, siempre hay posibilidades de construir una vida vibrante.

La película se encuentra en Netflix o se puede ver legalmente, pagando algunos dólares, en inglés en su sitio oficial:


"Advantageous" de Jennifer Phang

Este es el tercer largometraje de la estadounidense de origen asiatico, formada en el American Film Institute y consideradas una de las realizadoras más interesantes del cine independiente de esas latitudes. Premiada en Sundance, la película es una interesante reflexión sobre los valores en un futuro cercano. En un ambiente hiper tecnologizado, pero al mismo tiempo expuesto a la fragilidad producto del terrorismo, una madre sola debe tomar una difícil decisión para asegura el futuro de su hija.
Construido con mucha sobriedad, es en los detalles que notamos el tono futurista del filme, ya que el peso de este está en el guión y las actuaciones. En aquellas preguntas profundas que la buena ciencia ficción ha sabido plantear una y otra vez: ¿Qué nos hace lo que somos? ¿La tecnología superará lo humano? y en "Advantageous" estas preguntas centrales no están lanzadas al aire sino instaladas desde una cotidianidad dolorosamente familiar.

"Advantageous" está en Netflix y también la puedes ver acá:

Ver "Advantageous"